5 claves para que tu hijo colabore sin poner el grito en el cielo

5 claves para colaborar en casa

En mi casa, con el nacimiento de mi segunda hija, los estallidos emocionales eran el pan nuestro de cada día. Yo pedía las cosas “por favor” una y otra vez, hasta que se apoderaba de mí el cocodrilo que llevo dentro y solo se oían gritos. Cuando logré darme cuenta de lo que estaba sucediendo, decidí que necesitaba un cambio y que ese cambio tambien incluyese a mi hijo.

La primera semana de usar esta técina me sentía rara, parecía que no era yo, que otra persona hablaba por mi. Hasta mi hijo me miraba desconfiado, como si no fuese yo la que estaba delante. Pero yo sabía que la constancia sería mi compañera, y así fue, en cuestion de 3 semanas me salía con total naturalidad.

5 claves para que tus hijos colaboren

Si te pasa lo que mismo que a mí y has pedido tantas veces las cosas por favor, que al final has puesto el grito en el cielo para que tu hijo colabore, sigue atenta.

La palabra “por favor” está subestimada, si a ti te molesta algo ¿ Por qué es necesario pedirlo por favor? Yo pido las cosas “por favor” cuando estoy de buenas y realmente lo que pido es un FAVOR.  

Te pongo un ejemplo para que sea más sencillo de entender:

Llegas a tu casa de trabajar, cansada y entras en el salón. Te encuentras el envase del yogurt con la cuchara sobre la mesa sucia. En el suelo está el papel envolvente del bocadillo de chorizo y todo lleno de migas. Tu hijo descansa viendo la TV. 

Tú, que eres muy amable, pero una olla a presíon en ese momento, le pides “por favor” que recoja el salón, porque tienes que preparar la cena. Hasta en 5 ocasiones se lo dices. La sangre te bombea la cara como si estuvieses en medio de un volcán a punto de erupción. Bueno, ya ha erupcionado…

– ¡Siempre dejas el salón lleno de migas! ¡Hay papeles por el suelo! ¡Estoy harta de recoger, eres un marrano, todos los dias la misma historia!

enfado por que tu hijo no colabora
Enfado por que tu hijo no colabora

 

Lo sabes, pero te lo digo, esto NO ES RESPETUOSO. Si además sientes que te pasas el dia dicienco NO por todo, te dejo un enlace para que sepas como dejar de hacerlo ya.

1. Verbaliza tu problema

La palabra “por favor” está subestimada, si a ti te molesta algo ¿ es necesario pedirlo por favor?

Antes de decir ni una sola vez la palabra “por favor” y luego saltar a los gritos puedes decir lo siguiente con voz pausada pero firme:

-Hay un papel en el suelo y también migas, el envase del yogurt está sobre la mesa.

Es mucho más sencillo que tu hijo atienda a una descripción de la situación en vez de a un ataque contra su persona. Además describiendo los hechos le permites pensar a él que tiene que hacer sin que lo dirijan.

2. Informa sobre el problema

Cuando ofreces información a tu hijo, este pensará por sí mismo, que pasos debe de seguir.

-El lugar de las migas de pan y el papel es la papelera. La cuchara y el envase del yogurt a la cocina.

3. Emplea una sola palabra

Si te plantas delante de tu hijo y le dices:

-Llego a casa despues de trabajar todo el dia como una exclava y lo que me encuentro al entrar en el salón es que está todo hecho un asco. Las migas del bocadillo tiradas por el suelo junto con el envoltorio. El envase del yogurt sobre la mesa sucia. Estoy harta de recoger y que todos los dias sean igual. 

A los niños, en general, no les gusta nada tener que soportar una parrafada de un adulto. Desconectan a la quinta palabra que les decimos, y como es normal, piensan en sus cosas.  Si puedes, emplea una sola palabra.

-¡Las migas!

-¡El yogurt!

4.Habla de tus sentimientos

Si queremos que nuestro hijos se conviertan en personas capaces de gestionar sus sentimientos, tenemos que enseñarle a hacerlo, y la mejor manera, es el ejemplo.

-Me disgusta mucho ver el salón sin recoger.

Este enfado debe de ir dirigido siempre hacia la situación, nunca hacia el niño. Expresa tu disgusto sin gritos, sino de forma que tu hijo pueda comprender las acciones que a ti te molestan.

5.Escribe una nota para que tu hijo colabore

Si tu hijo ya lee, puedes dejarle una nota en el salón que diga algo del estilo de la siguiente:

Nota para que tu hijo colabore

Si tu hijo todavía es pequeño y no sabe leer, puedes hacerle un pictograma. Te dejo un ejemplo.

pictograma de colaboracion
Pictograma para que tu hijo colabore

Éstas son las 5 claves que yo uso en mi hogar para que mi hijo colabore respetando siempre su autoestima, y sin usar los gritos. Ahora, yo soy capaz de expresar mis problemas de una forma saludable y respetando a los que me rodean.

¿Pero que además necesitas saber porque tu hijo no colabora en casa? ¿ que es lo que ha fallado? Pincha en el enlace y no te quedes con la duda.

5 CLAVES PARA QUE TU HIJO COLABORE EN CASA (1)
Claves para que tu hijo colabore.

Un millon de gracias por estar ahi, leyéndome y apoyándome en este proyecto. Espero que sigamos creciendo juntas.

Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *