ALIMENTACIÓN EN LA LACTANCIA Y EL POST PARTO

Alimentación equilibrada

Soy Mónica, una mamá mallorquina de dos niños, y esperando el tercero, a la que siempre le ha apasionado la Nutrición en todas sus vertientes, me gusta comprar alimentos, cocinarlos y sobre todo comerlos.

Mi alimentación no es perfecta, pero sé lo que es bueno y lo que no lo es tanto para mi cuerpo, e intento equilibrar mi alimentación y la de mi familia con todo lo que sé, sin prohibiciones ni imposiciones.

También soy Técnico en Nutrición y Dietética, pero no por eso sé más que mucha gente sobre este tema. La mayoría de cosas útiles que he aprendido sobre alimentación ha sido por cuenta propia y de manera autodidacta.

Después de mis dos artículos anteriores relacionados con la Alimentación en la Maternidad, hoy vengo a hablarte de la Importancia de la Alimentación después del parto y durante la lactancia.

Por si no has leído los post anteriores, te cuento que, confabulando con dos expertas en el acompañamiento durante la Maternidad, Muriel Santana y Patricia Fondevila, decidí escribir una Trilogía sobre este tema, ya que en un solo artículo era prácticamente imposible contar las cosas realmente importantes, aún así muchas cosas se han quedado en el tintero.

El primero de los articulo puedes encontrarlo en el blog de https://murielcerezas.com, y en él hablo de la Importancia de la Alimentación antes del Embarazo, de tener buenos hábitos que hagan que tu embarazo empiece con buen pie y afrontar de la mejor manera posible todos los cambios físicos, mentales y emocionales que supone.

Si te interesa el tema de la suplementación con ácido Fólico que nos prescriben a las embarazadas de manera sistemática, puedes leer el artículo entero aquí:https://murielcerezas.com/alimentacion-antes-del-embarazo/

Después escribí en mi propio blog https://equilibrialimentari.com sobre la Alimentación durante el Embarazo, intentando explicar un poco y de manera resumida las necesidades nutricionales durante las diferentes etapas del embarazo, y cómo cubrirlas de manera natural y saludable.

Me quedaron varias cosas en el aire que me gustaría ampliar, pero puedes echarle un vistazo a este post si te interesa mejorar tu alimentación en tu embarazo aquí:https://equilibrialimentari.com/2018/05/19/alimentacion-durante-el-embarazo/

ALIMENTACIÓN EN EL POST PARTO

No voy a darte unas indicaciones muy diferentes para tu Alimentación en esta etapa a las que di durante el embarazo o antes de él, en realidad en todas las etapas de nuestra vida deberíamos tener una Alimentación Equilibrada, Sana en la medida de lo posible y lo más Natural que podamos.

En realidad nuestro cuerpo es sabio, y lleva todo el embarazo preparándose para esto, ha estado acumulando reservas en forma de grasa para la lactancia, quieras o no dar el pecho esto es una realidad con la que te vas a encontrar.

En el embarazo has ganado más kilos de los que vas a perder en el parto, esto es por nuestro pasado nómada. Tu cuerpo está preparado para épocas de ayuno, por eso sabe almacenar grasa para usar como energía más adelante, y en el caso del embarazo hay más facilidad para crear esos depósitos.

La ventaja es que vas  estar físicamente preparada para alimentar a tu bebé.

Aunque el post parto también tiene algo muy positivo, y es que esos depósitos de grasa son más fáciles de “remover” que nunca, puedes perder peso más fácil y rápidamente que nunca. Este es otro mecanismo de nuestro cuerpo para acceder a la energía necesaria de manera rápida y eficaz. Así que si llevas una vida activa, eliminarás esa grasa más fácilmente.

Tampoco esperes milagros, porque los primeros meses tu cuerpo necesita esos depósitos para alimentar a tu bebé, así que la grasa que almacenes es buena.

Olvídate de las mujeres que salen en las revistas o en la tele recién paridas, el cuerpo de una mujer con un bebé de menos de 1 año debe ser más redondeado de lo normal.

Si te alimentas de manera Equilibrada, Sana y Natural, puedes estar tranquila, que tus curvas son las necesarias en esta etapa.

Todas las recomendaciones que pueda darte se basan en lo mismo: come cuando tengas hambre, siempre de manera Equilibrada, Sana y Natural. Este debería ser tu mantra.

ALGUNAS RECOMENDACIONES GENERALES PARA UNA ALIMENTACIÓN SANA Y EQUILIBRADA:

  • Toma vegetales en todas las comidas: asegurarás un buen aporte de vitaminas y minerales, fibra y nutrientes esenciales.
  • No abuses de los lácteos: no nos damos cuenta y es la principal fuente de grasas saturadas de nuestra dieta, no son necesarios, aunque si un buen complemento para nuestra dieta siempre y cuando no sea un consumo habitual.
  • Come frutos secos todos los días: como mínimo un puñado al día, contienen grasa saludable, además de hidratos de calidad, proteínas y una gran variedad de vitaminas y minerales
  • Introduce en tu dieta legumbres entre 3 y 5 veces por semana
  • Limita a 1 vez por semana las carnes rojas y los embutidos
  • Toma aceite de Oliva Virgen Extra todos los días, a ser posible en crudo.
  • No abuses de las infusiones, ya que pueden tener propiedades farmacológicas no controladas, además que la mayoría de las personas tienden a endulzarlas, y ese aporte extra de dulce no es necesario.
  • Evita totalmente: la cafeína (que a parte de ser un excitante intervienen en la absorción y aprovechamiento de nutrientes), el alcohol, tabaco y drogas.

RECUERDA HIDRATARTE CORRECTAMENTE

Habrás leído las recomendaciones de beber mucha agua durante la lactancia, pues a mi me parecen una gilipollez.

Basta con hacer caso a tu cuerpo, vas a tener más sed que nunca, porque la leche materna contiene mucha agua, y si es verano ni te cuento.

Recuerdo cuando tuve a mi primer hijo que intentaba beber mucha agua, no vaya a ser que dejara de producir leche… y ¡me pasaba en día en el baño!

Cuando tuve al segundo, estaba tan ocupada con el mayor (que tenía 2 años) y el bebé recién llegado, que bebía cuando tenía sed (y era muchas más veces de lo normal), y la única diferencia que noté es que iba menos al wc.

Con esto quiero decirte que bebas cuando tengas sed, y que bebas agua.

Nada de bebidas azucaradas, ni zumos, ni refrescos, ni bebidas reconstituyentes, ni nada de nada más que agua.

MITOS NUTRICIONALES EN LA LACTANCIA:

Uno muy sonado es el CALCIO, todavía recuerdo una comadrona que me dijo que tenía que beberme 1 litro de leche al día para hacer suficiente leche. ¡y yo soy intolerante a la lactosa!

En el caso del Calcio, no aumentan las dosis necesarias durante la lactancia.

Como te decía antes, tu cuerpo es sabio, y sabe aprovechar mucho mejor el Calcio en momentos como el Embarazo o la Lactancia, absorbiendo de manera más eficiente el Calcio de los alimentos que consumes, y disminuyendo el Calcio que eliminas de manera habitual.

Otro mito respecto al Calcio es que lo obtenemos principalmente de la leche, cosa que no es verdad. Si en algún momento necesitas un aporte extra de Calcio, aumenta tu consumo de frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos y cereales integrales, que son las fuentes de donde realmente aprovechamos más el Calcio.

Otro mito es la necesidad de tomar VITAMINA D que, a no ser que vivas en un país donde casi nunca luce el sol, no debería preocuparte. Para tener una buena dosis de esta vitamina, basta con que te dé el sol en cara y manos durante unos 5 minutos al día, así que aunque sea invierno no debes preocuparte por esto si sales a la calle casi todos los días.

Dar el pecho no va a producirte ANEMIA ni desnutrición, y esto se ha cargado muchas lactancias, entre ellas la mía propia cuando nací, cuando un pediatra le dijo a mi madre que dejara de darme el pecho porque había ella había perdido mucho peso.

Además, el hecho de no tener la menstruación disminuye considerablemente la posibilidad de tener anemia.

Para evitar una anemia, sigue mi mantra: come siempre que tengas hambre de manera Equilibrada, Sana y Natural.

No hay NINGÚN ALIMENTO QUE AUMENTA LA PRODUCCIÓN DE LECHE, ni la leche de otro mamífero, ni los frutos secos, ni ningún suplemento.

Lo único que puede aumentar tu producción de leche es tu propio bebé, cuanto más mame, más leche vas a producir. Por eso cuando amamantas a dos, produces para dos, o cuando tu bebé es un glotón vas a producir más leche para satisfacer sus necesidades.

Los SABORES de los alimentos que consumas sí se van a transmitir a la leche, pero eso no causará que tu bebé rechace el pecho, si no que estimulará sus papilas gustativas, haciéndole descubrir esos sabores.

QUIERES RECUPERAR TU PESO

Es lo más normal del mundo que te veas diferente y quieras recuperar tu peso y tu figura anterior. Normalmente, siguiendo una buena alimentación y llevando una vida activa, en 6 meses recuperarás tu peso anterior, pero hasta el año no vas a recuperar tu cintura.

Las mujeres que recuperan antes su cuerpo son las que dan el pecho más allá de los 6 meses, que es cuando disminuye la necesidad de tener reservas de grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *