Las temidas grietas ¿quieres evitarlas? Lactancia materna.

grietas lactancia materna
Las grietas son una de las principales causas de abandono de la lactancia materna, porque pueden llegar a ser muy dolorosas. Por ello  es importante que nos informemos durante el embarazo para conseguir evitarlas.
Estás heridas en el pezón  pueden ser desde ligeros arañazos, prácticamente imperceptibles, hasta la pérdida de tejido. Las grietas son muy dolorosas, en especial durante el momento del agarre, lo que puede provocar miedo a la lactancia.

¿Y qué nos provoca el miedo al dolor?

Que el agarre se haga de forma superficial, lo que provocará que la situación empeore y la grieta aumente de tamaño.

Factores que ayudan a evitar las grietas.

Existen una serie de factores que nos ayudan a las madres a evitar las temidas grietas y disfrutar de la lactancia:

  1. Acudir a un grupo de lactancia o a una asesora de lactancia materna e informarse.Cuánto mejor es la información de que disponemos, menos probabilidades de grietas habrá y más facilidad para manejarlas si aparecen.
  2. Respetar las primeras 2 horas tras el parto entre la madre y el bebé. Durante este tiempo se produce el primer agarre del bebé al pecho y  este primer agarre es el más importante. Los bebés nacen con el reflejo de succión y en estas dos primeras horas es cuando más  activo está este reflejo. Si existe separación entre madre e hijo, este agarre perderá parte de su efectividad y pueden aparecer los primeros problemas.
  3. Obtener una buena postura de la madre y agarre del bebé. Esto es complejo de conseguir si no hemos visto dar de mamar a otras madres con anterioridad y no disponemos de información. Pero siempre podemos pedir ayuda en un grupo de lactancia o a una asesora de lactancia en caso de que exista molestia. No debemos esperar a que se solucione solo, hay que actuar. También va a depender del agarre del bebé qué debe abarcar la mayor parte de la areola.
  4. Evitar el uso de chupetes y biberones. El uso de estas tetinas puede interferir en la lactancia, debido a que la succión de estos artilugios es muy diferente la succión del pecho de la madre y puede confundir al bebé, especialmente durante las primeras semanas.
  5. No es necesario lavar los pechos más allá de la ducha diaria. Lavar el pecho antes y después de las tomas elimina la secreción de las glándulas de Montgomery(esos granitos que se encuentran el pezón) y puede provocar sequedad.  Sé que esto está recomendado por importantes asociaciones españolas, sin embargo puede acarrear problemas tan graves como grietas. Si es tu caso y necesitas saber qué hacer para curarlas te dejo aqui el enlace.
  6.  No emplear cremas durante el embarazo y la lactancia(salvo requerimiento médico). Su efectividad no está demostrada y la manipulación del pezón con cremas y otras sustancias puede sensibilizar la zona o provocar que nuestra piel se reseque y se rompa.
  7.  El uso de discos de lactancia debe conllevar un cambio continuo para evitar la humedad. Además deben usarse únicamente cuando la leche fluya del pecho. Lo mejor es airear los pezones siempre que se pueda. Si es necesario y estás en casa puedes secar la zona con secador(aire suave y templado o frío) tras la toma. Si sales de casa puedes usar conchas aireadoras para que no se pegue la ropa y para que no haya humedad.
  8.  Una vez que el bebé está mamando no debemos marcar un tiempo límite(20 minutos, minutos, etcétera) porque la lactancia a demanda previene las grietas. Es un mito que dar de mamar al bebé 20 minutos de cada pecho previene las grietas, puesto que si el niño queda con hambre por no haber tomado la parte más grasa de la leche, sport es probable que la siguiente toma se haga de forma más intensa y esto sí que provoca grietas. Si nosotras precisamos tiempos es probable que nuestros pechos no se vacían bien están muy llenos en la siguiente toma que el bebé esté muy nervioso para mamá y esto es perjudicial a la hora de la lactancia.

Además

Existen ocasiones donde la prevención no sirve así que te animo a que sí sufres esta dolencia acudas a un grupo de lactancia o un asesora de lactancia materna para descartar posibles frenillos sublinguales o de labio y también para corregir la postura y el agarre si fuese necesario.

Te dejo aquí el enlace a una de mis asesorías de lactancia materna on-line, por si fuese de tu interés o necesitase ayuda para conseguir la lactancia que tú deseas.

  • Aumento de cantidad de leche. 
  • Curado de grietas. 
  • Tratamiento de mastitis. 
  • Ingurgitaciones.
  • Obstrucciones.
  • Técnicas correctas de amamantamiento.
  • Diagnóstico de frenillo o retrognatia. 
  • Apoyo emocional.
  • Otras cuestiones sobre lactancia materna.

Además también te animo a que entres a formar parte de nuestro grupo de lactancia materna vivencial donde hacemos charlas semanales los jueves a las 22.00 horas Madrid.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 13 =