Mi primer embarazo.

Al pensar en mi primer embarazo me llena la sensación de desasosiego, puesto que el bebé no llegó a nacer. Mi primer embarazo fue un aborto, y el vacío que me dejó Alan, mi primer hijo, nada ni nadie podrá llenarlo jamás.

Hoy quiero hablarte de mi primer embarazo que llegó a término y del cual nació Iago, un bebé sumamente deseado, mi bebé arcoíris.

El inicio de mi embarazo estuvo lleno de color y alegría, quería cantarlo a los 4 vientos. Me sentía hermosa y llena de felicidad. Una sensación que solo una embarazada puede describir.

En la semana 18 de embarazo, con la segunda ecografía, en la Seguridad Social, me dijeron que esperaba un niño. Yo estaba repleta de amor por ese bebé que invadía mi corriente sanguíneo. Pero el médico seguía mirando la pantalla en silencio. Tras 10 minutos en silencio, y mi tensión por las nubes, nos pidió a marido y a mí, los padres, que nos sentásemos en la mesa,

Tenemos que hablar del embarazo

Allí en la mesa me derrumbé por completo. El médico, sin tacto ni miramientos, nos indicó que el bebé tenía un quiste en la cabeza, en el plexo de las coroides. Cabía la posibilidad de que el niño naciese con Síndrome de Down o Síndrome de Edward. Tenía que volver en 5 semanas para hacer otra ecografía.

¿Cómo iba a esperar tanto?

Al salir de allí busqué en google toda la información que fuese posible. Sabía que quería a mi bebé tal y como viniese, lo quería con toda el alma. Lo que conocía sobre el Síndrome de Down lo aceptaba, mi corazón me decía que saldríamos adelante con esta anomalía cromosómica. Pero cuando empecé a leer sobre el Síndrome de Edward todo cambió.

¿Qué es el Síndrome de Edward?

La Trisomía 18 (síndrome Edward) es un trastorno caracterizado por gran retardo mental y múltiples anomalías, tales como labio y paladar leporinos, mandíbula pequeña (micrognatia), orejas bajas, pies torcidos, puños cerrados, crecimiento intrauterino limitado, arteria umbilical sencilla, exceso de líquido amniótico (polihidramnios), y anomalías renales. Más del 90% de los fetos tienen deficiencia cardíaca. La condición no es compatible con la vida, y sólo del 5% al 10% de los bebés sobreviven el primer año después del parto.

¿Cómo superaría un primer embarazo así?

Estuve 3 semanas del embarazo sin parar de llorar…desconsolada por mi bebé…pero mi marido, que es mi Pepito Grillo, me animó para hacer una segunda ecografía y tener una segunda opinión.

El ginecólogo que me atendió, José María García en Vigo, estuvo durante más de 45 minutos eco-grafiándome. Todo era normal en la cabeza del bebé y el quiste se había reabsorbido.

¡Qué bien me sentía!

En su consulta me explicó:

Más del 90% de los Quistes en el Plexo de las Coroides de los fetos se resuelven de forma espontánea al llegar a la 28 semana de embarazo. Una vez resueltos, los quistes no vuelven a repetirse.

¿Por qué no me habían explicado esto en la Seguridad Social? Si quieres saber como acabó historia, pincha aqui

¿Y tú, has vivido una situación traumática durante tu primer embarazo? ¿Te apetece contármela? Te escucho

 

¿Quieres seguir mi día a día con mi familia? Puedes hacerlo en mi Instagram

9 comentarios sobre “Mi primer embarazo.

  1. MashaB dice:

    Vaya que experiencia has vivido. Que coraje y que negligente del primer doctor de no darte toda la información completa y cómo había la posibilidad que el quiste se absorbiera pasando más semanas.
    Que bueno que todo resulto favorable. Seguimos al pendiente . Animo

    • Patricia Fondevila dice:

      Hola linda! Mi experiencia no ha sido positiva pero he aprendido de ella y espero que muchas futuras mamas tambien lo hagan. Muchas gracias por leer mi post.
      un fuerte abrazo!

  2. Hola! Madre mía,no me puedo llegar a imaginar el dolor que sentiste al perder a tu bebé.
    Mi primer sobrino nació hace una semana, gracias a dios todo salió bien, recuerdo que a ella si le explicaron sobre los quistes y que normalmente desaparecían, así que no logró entender que te dejarán con esa angustia. Me alegro que al final saliese todo bien.
    Besos

    • Patricia Fondevila dice:

      hola linda! la perdida de mi primer bebe la tengo presente cada dia, para ser mas feliz y disfrutar mas de los mios si cabe. Al final mi segundo embarazo termino bien, y cada momento vivido ha sido un aprendizaje. Muchas gracias por leerme.
      Un abrazo
      Patricia

  3. Hola! No sabes cuanto lo siento que hayas tenido que vivir esa experiencia de incertidumbre y dolor, no es posible que profesionales con años de estudio y labor tomen tan a la ligera su trabajo algunas veces, con la salud no se juega y muchísimo menos cuando implica el bienestar de un pequeñito. Por dicha todo salió bien, saludos

    • Patricia Fondevila dice:

      hola linda! si tuvimos suerte que finalmente todo salio bien, pero es un problema que muchas mujeres en España estamos viviendo y que no hacemos publico, porque como nuestro bebe esta bien, se nos olvida. Muchas gracias por leerme.
      Un abrazo

  4. Vanesa dice:

    Oh madre mía cómo debiste pasarlo.. no imagino pasar por algo así, que sufrimiento.. recuerdo que a mí me dijeron algo ahora que lo dices acerca de mi bolsa, q era no sé cómo, en plan que lo mismo el niño no iba a caber. Le pasé la eco a una amiga que tiene un tio ginecólogo y dijo que mi bolsa era normal. Menudo susto pero vamos, nada comparado con el tuyo.. dependerá de a quién pilles aunque ya se sabe que los médicos siempre te preparan para lo peor. Un besazo

  5. Priscil·la Marín dice:

    Me puedo imaginar el dolor que debiste sentir si después de un aborto te dicen que el segundo bebé tiene un tumor en la cabeza y hay muchas probabilidades de que salga mal. Menos mal que pedisteis una segunda opinión, pero el mal momento ya te lo han hecho pasar.
    ¡Un beso!

    • Patricia Fondevila dice:

      hola guapa! Doy gracias a pedir una segunda opinion y que todo saliese bien, porque realmente el estado en el que me encontraba iba a afectar a mi hijo. Gracias a dios todo salio bien.
      gracias por leer mi post.
      Un fuerte abrazo!
      Patricia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =