¿Tu hijo miente? Descubre el por qué de sus mentiras y soluciónalo.

¿tu hijo cuenta mentiras?

¿ Tu hijo miente? Mi hijo ha mentido una etapa. Esto, me suponía un malestar bastante gordo y por ello me decidí a buscar información sobre el tema. Necesitaba saber porque mi hijo usaba las mentiras.

¿ Por qué mi hijo cuenta mentiras?

Para dar respuesta a esta pregunta se me plantean posibles casos:

1. En ocasiones los niños cuentan mentirijillas porque les resulta gracioso.

Probablemente nosotros hemos usado ironías con ellos o nos hemos reído de algunas de sus invenciones y ahora siguen con el juego.
Yo descubrí que mi hijo hacía esto en ocasiones y me decía cosas como:

– Mamá, ha venido un dragón a la cocina y se ha comido todo el chocolate.
-¿ De verdad, Cariño?
– Noooo ¡ era una broma!

2. Otras veces los niños mienten y es por miedo.

Posiblemente los adultos hemos gritado, castigado, pegado, o amenazado a nuestro hijo por una acción que nos ha puesto furioso. Te dejo aquí las consecuencias de los castigos.
A mí las acciones que me pone furiosa es cuando mi hijo pega o empuja a su hermana pequeña. Y las mentiras de mi hijo se habían dado me habían dado la pista de lo que estaba sucediendo.

Sí en esos momentos en los que mi hijo por frustración, falta de atención o jugando, hacía daño a su hermana, yo hubiese tenido más simpatía con mi hijo y hubiese averiguado que estaba sucediendo estoy segura de que otro gallo cantaría,, puedo confirmar.

3. Los niños también pueden mentir, más bien imaginar, situaciones o amigos invisibles.

Las historias que suceden para nuestros hijos son totalmente reales así que no debemos de considerarlas una mentira.

4. No los entendemos

Los niños comprenden las cosas de una manera diferente a nosotros, los adultos. En ocasiones una misma palabra no significa lo mismo para un adulto que para un niño.

Por ejemplo, mi hijo usa la palabra cena “cena” para la hora de la comida y la de la cena (es algo que hizo siempre, para él la comida, es lo material, no el momento), asi que si le preguntas a las 16.00 de la tarde de hoy que cenó, te dirá que lentejas. No está mintiendo, porque para él la cena son los momentos en que compartimos la mesa para comer.

Situaciónes que desembocan en mentiras

A continuación te explico lo que nos sucedía en casa:

Bebé- Llorando
Hijo- Se va corriendo
Yo- Cojo al bebé en brazos y busco a mi hijo – ¿ Qué ha pasado? ¿ Por qué llora tu hermana?
Hijo- No sé. Yo no fui.
Yo- Tú verías algo. Digo yo que sabrás lo que pasó.
Hijo- Se cayó ella sola y se dió en la cabeza con el dinosaurio.
Yo- No me gusta que me mientas.
Hijo- Es verdad.

Aunque yo procuraba no gritar, está de que mi tono de voz y mis gestos corporales decían otra cosa. Hijo se sentía amenazado.

Situaciónes que llevan la verdad

Ahora te voy a contar cómo conseguimos cambiar la situación gracias al amor en la empatía.
Aplicaré en la técnica de los tres pasos de rosa jové:

1. Comprensión
2. Educación
3. Elección

Bebé – Llorando
Hijo- Corre hacia otra habitación
Yo- Cojo el bebé en brazos y lo calmo. Me dirijo a mi hijo. Cariño ¿el bebé te cogió alguno de tus juguetes, verdad? (comprensión)
Hijo- Sí (mi hijo me mira extrañado)
Yo- Creo que está bien que le expliques que no puede coger tus juguetes sin permiso, porque esto te enfada.
Hijo – Sí, ya lo sé. 
Yo- ¿Cómo crees que podemos arreglar la situación?¿ Le explicamos al bebé lo que no nos gusta? (doy opciones)
Hijo- Vale. Bebé, no me gusta que cojas mis juguetes sin pedir permiso.
Yo- Bebé quiere que te diga que lo entiende ¿Tú crees que la próxima vez que te enfades podías explicarlo con palabras? (educo)
Hijo – Sí
Yo- Gracias a los dos por ser mis hijos ¿Nos damos un abrazo?

Si lo que estás buscando es que tu hijo colabore en casa, sin obligarlo y con amor, te dejo aquí unas pautas.

¿ Por qué pasar tanto trabajo si es más fácil castigar y el resultado se consigue antes?

Educar en la empatía y el respeto es una carrera de fondo en la que debemos de repetir una y otra vez la situación es para que nuestros hijos comprendan lo que suceda y aprendan a gestionarlas desde el cariño. Si tú crees que te pasas el día diciendo NO a tu hijo y quieres otro tipo de relación con él, sigue el enlace.
Y todo este trabajo tiene una finalidad, que nuestros hijos se conviertan en personas felices y empaticas. Sin embargo entre la infancia y la adulted, padres e hijos nos encontramos en medio otras etapas,  la adolescencia. Durante la adolescencia es cuando mejor veremos si nuestros esfuerzos han dado sus frutos. Si un niño es amado y respetado se convertirá en un joven tolerante,y si tiene problemas, podrá acercarse a sus padres, por que sabe que siempre lo escucharán y respetarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =