Adviento, la historia de los cuatro ángeles

adviento, la historia de los cuatro ángeles

Acaba de empezar Adviento y los que me conoceis sabeis lo que me encanta la Navidad; en especial desde que la vivo con mis tres hijos, ya que se ha convertido en una experiencia llenísima de magia y sensibilidad .

Y sí, estoy segura de que a tí como madre te pasa exactamente lo mismo. La vida de «single» nos hace pasar por estas fechas, en general, de forma más pasiva y comercial. Sin embargo una vez que llegan los niños a la familia todo cobra sentido de nuevo:

Y todo esto empieza el 1 de Diciembre con el Adviento, porque no nos llegan los días de Navidad para crear historias que recordad con nuestros pequeños.

Los cuentos orales (un tema muy muy de la pedagogía waldorf, que sabeis me pirra) son uno de los momentos esperados por toda la familia para contar justito antes de acostarse. ¿Y qué contamos en Adviento?

Pues entre muchos otros cuentos como el de San Nicolás, el del árbol de Navidad, el cuento de los Reyes Magos, el de la llegada de Jesús… No todos los cuentos que narro a mis hijos son católicos, si no que son cuentos de la época que trasladan emociones y contienen una parte educacional que empleo con mis hijos. Creo que la metáfora es una forma perfecta para que los más pequeños interioricen la empatía, la escucha, la bondad…y los cuentos son fantásticos para esto.

Bueno…entremos en materia que se me va de las manos jajaja

LOS ÁNGELES DE ADVIENTO

La leyenda rusa de los Ángeles de Adviento está resacatada del blog Palabras de Ángel y Palabras de Estrellas tan gemelas como Eternas de Rosa María Vargas.

Estos cuentos son generalmente usados en todas las escuelas Waldorf en esta época tal y cómo se explica aquí. De la misma manera que el Nacimiento se va montando en primer lugar con los minerales, despues los vegetales, el reino animal y por último los humanos. Cada semana se añade uno de ellos en ese mismo orden.

Cuentos

Dios llamó a sus ángeles y elegiò entre ellos los que prepararían el planeta para anunciar la venida de su Hijo.

El primer ángel tenía alas azules. Voló a través de la más profunda oscuridad, entró en la esfera de la Tierra y una onda de luz azul cruzaba la corteza coloreando las rocas, formando una plataforma que comenzó a brillar e irradiar luz a todos los rincones del universo.

EL ÁNGEL AZUL

¿Cómo sabemos que se aproxima la Navidad?

No la podemos percibir con los ojos, pues los días y las noches transcurren como siempre y los seres humanos viven y se ocupan de sus asuntos como de costumbre; no se la puede escuchar con los oídos, pues son siempre los mismos ruidos que resuenan: los automóviles que pasan, los aviones que aterrizan, los niños que gritan…

Y sin embargo, cuatro semanas antes de Navidad pasa algo muy importante: un gran ángel desciende del cielo para invitar a los habitantes de la tierra a preparar la Navidad; este ángel viste una gran capa azul, tejida de silencio y de paz. La mayoría de la gente no lo percibe, porque están muy ocupados en otras cosas, pero el ángel canta con voz profunda, y solamente aquellos que tienen el corazón atento pueden escucharlo.

Su canto dice así: «El cielo viene sobre la tierra, Dios viene a habitar en el corazón de los hombres, ¡poned atención!, ¡abridle la puerta!».

Y así es como en este día el ángel pasa y habla a todos los seres humanos, y aquellos que lo escuchan se disponen a preparar la Navidad, cantando algunas canciones y encendiendo velas…

1 º Domingo de Adviento: Preparaciòn

Cubrir el lugar elegido para el nacimiento con una tela «azul profundo» y poner piedras en él. El reino mineral es el primero que se prepara para la llegada del niño celestial. Cuando los niños participan en el montaje del belèn se sienten muy felices al colocar sus propias piedras, conchas y piedras preciosas.

EL ÁNGEL VERDE

El segundo ángel tenía alas verdes. Una vez que la luz toca la tierra, todas las tonalidades de verde forman una hermosa acuarela. Flores por todas partes y las hojas revoloteando entre las ramas de los árboles como mariposas . Cada onda de la luz verde es acompañada por el murmullo de los arroyos y el eco atronador de las cascadas . El viento anuncia a los cuatro rincones del mundo la venida del niño divino.

2 º Domingo de Adviento:

El Belèn ahora recibe los tesoros del mundo vegetal: semillas, plantas, flores. Salga con su hijo y recoger sólo lo que haya descartado la naturaleza . Observar, afinar la mirada ydarse cuenta de lo que la naturaleza nos ofrece en esta ocasión.
Un tejido ligero azul pálido se incorpora al suelo , formando un lago sereno. La naturaleza está llena de nuevos colores y miradas.

EL ÁNGEL AMARILLO

El tercer ángel tiene alas amarillas. Recibió un rayo de luz desde el Sol. Cuando llegó a la tierra los pàjaros encantados con esa luz, se adornaban con plumas brillantes y comenzaron a cantar y bailar. Las mariposas volaron agitadas y los rayos de luz plasmaron hermosos diseños en sus alas. Los animales de los cuatro rincones del mundo, curiosos, quieren saber cuando llegarà el niño celestial. Todos se calientan con la luz y se adornadan, cada uno a su manera.

3 º Domingo de Adviento:

Una tela de color amarillo suave se ha incorporado en el pesebre al fondo. Los animales van llegando: la vaquita se coloca en el establo. Ovejas y pequeñas mascotas aguerdan la llegada de Jesús. María y José están en camino, con el buen burro.

A los niños les encanta colocar a los animalitos en el pesebre. No se preocupe acerca de la proporción de piezas. Todos son curiosos y quieren participar!

EL ÁNGEL ROJO

El cuarto ángel tenía alas rojas. Él recibió directamente de Dios el rojo de la llama, para iluminar los corazones humanos, anunciando una nueva era para la humanidad en la tierra.

En nuestro pesebre, los pastores se acercan, María y José están casi están llegando a cada hogar, en los cuatro rincones del mundo los corazones están llenos de luz, de esperanza y de amor.

Te dejo aquí más información que te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =