Fomentar la autonomia en los niños 6 claves fundamentales.

He leído y leo muchas veces mil formas de que los niños se hagan independientes, que ya no necesiten a sus padres, que estén eternas horas en el colegio o instituciones sin su adulto de referencia desde los 4 meses. Cuanto antes mejor, porque si no, se nos subirán a las barbas.

Pero, ¿es realmente esto fomentar la autonomía?

Yo no busco ni deseo esto para mis hijos, lo que yo quiero es que sean personas autónomas física y emocionalmente, por ello intento acompañarlos en cada etapa e intento cubrir sus necesidades ( por ejemplo, en casa no empleamos los castigos).

Yo tengo la firme creencia de que siendo el sustento de mis hijos y permitiéndoles hacer las cosas por sí mismos, se refuerza su autoestima y se preparan para la vida. Cierto es que me he trabajado en cuestiones como el dejar de decir NO cien veces al dia.

Sí, esto significa que dejo cometer errores a mis hijos, también los cometo yo y aprendo de ellos, como se ha dicho cien veces ya, los errores son oportunidades para aprender.

Además los errores en ocasiones me hacen tener sentimientos negativos y fomentar la autonomía también consiste en aprender a gestionar sentimientos, poquito a poco.

¿Soy mala madre por no ayudar más a mis hijos más o por no hacer las cosas por ellos?

Quizás sí, pero yo ayudo a mis hijos cuando me piden ayuda o cuando la necesitan de verdad, desde bien pequeños. Igualmente que yo les pido ayuda a ellos . Me cuando la necesito y además les encanta. Me ayudan a tender ropa, a poner la mesa… y a participar en nuestras reuniones de familia.

Los he intentado acompañar con un apego seguro desde su nacimiento hasta el momento (aún cometiendo mis propios errores, que han sido muchos) y eso es fomentar la autonomía.

También intento mostrarles herramientas para que se enfrenten a los retos y a sus fracasos, con sencillos pasos para abordar los problemas

fomentar la autonomia

Las 6 claves fundamentales para fomentar la autonomía

1. Permite a tu hijo elegir y tomar decisiones

Si quieres que tu hijo haga buenas elecciones cuando sea adulto, es necesario que aprenda elegir cuando es niño. La infancia es el mejor momento de errar para aprender. Recuerdo que vestir a mi hijo era un verdadero suplicio cada día, hasta que me dí cuenta que simplemente ofreciéndole dos o tres opciones a la hora de escoger ropa, ese reto dejó de ser un problema para mi cada mañana.

2. Valora positivamente el esfuerzo de tu hijo

Sí valoras positivamente y refuerzas el esfuerzo de tu hijo, tomará energía para terminar lo que ha empezado. Una de las palabras que más usamos en casa es GRACIAS. Nos encanta usarla a todos y agradecernos cada acción que nos facilita la vida (gracias por recoger tu ropa, gracias por poner la mesa, gracias por este abrazo…) Os aseguro que de esta forma somos mucho más conscientes de todo lo que nos regala la vida.

3. Dale tiempo para solucionar problemas

Si tu hijo es de los que pregunta cada 2 minutos puedes contestarle con otra pregunta, inicialmente, para que se esfuerce en pensar una posible solución.

En muchas ocasiones ya saben la respuesta. Igualmente si lo que está haciendo no le sale a la primera puedes preguntarle si sabe cómo arreglarlo o solucionarlo.

Si finalmente necesita nuestra ayuda para encontrar la solución no esperaremos a que se frustre, sólo le damos tiempo prudente para que la busque por sí mismo. Antes de una frustración podemos preguntarle si necesita ayuda. He igualmente podemos pedir nosotros ayuda a nuestros hijos para mostrarles cómo hacerlo y también para que ellos se sientan valorados.

4. Ofrece herramientas para fomentar la autonomía

Es positivo para nuestros hijos que sepan que los padres no somos imprescindibles y que en caso de necesitar ayuda pueden acudir a un profesor, a un hermano mayor, a los abuelos o a otro adulto de confianza. Cuando son pequeños podemos ofrecer nuestra ayuda para acompañarlos a pedir ayuda y también acompañarlos para transmitir el mensaje. Poco a poco ganan autoestima y ellos mismos pedirán hacerlo solitos.

5. Permítele cometer errores

Aunque sepas que tu hijo está intentando resolver un problema sin solución o con un camino que no le llevará a ella, es importante que vivencie por él mismo el esfuerzo y la decepción. No protejas a tu hijo más de lo que realmente necesita. Y es que cómo hemos dicho anteriormente los errores son verdaderas oportunidades para aprender, y la vida está llena de múltiples soluciones, recuerda que no somos un problema de álgebra de solución única.

6. Pregunta lo necesario, no atosigues.

Pregunta a tu hijo por su estado de ánimo, pero no lo atosigues con demasiadas cuestiones. El niño hablará cuando se sienta a gusto para hacerlo. En ocasiones las preguntas indirectas también nos facilitan averiguar los sentimientos de nuestro hijo. Si es un niño muy pequeño y nosotros sabemos lo que le pasa es importante que le demos nombre en voz alta a su emoción, porque de ésta manera aprenderá poco a poco a reconocerlas.

Conclusión

La autonomía y la independencia de los niños comienza desde su nacimiento, etapa donde necesitan un apego seguro con sus padres.

Sobre los dos años empiezan a ser más autonómos y es ahí donde la etapa del apego demuestra su valor, pues esta seguridad que han ganado les ayudará a saltar más alto. Pero no hay que olvidar que en ocasiones tendrán que dar un paso atrás para poder saltar hacia adelante. Esto es ganar confianza.

Acompañar a tu hijo es la clave para fomentar la autonomía, pues el proceso de la indepencia termina cuando ya somos adultos.

Muchísimas gracias por seguir ahí y leer lo que necesito transmitir. Palabras de agradecimiento que demuestran lo que siento.

Sí algunas de las cuestiones de este artículo te han presentado dudas o simplemente quieres saber más te invito a que te acerques a nuestro grupo de Facebook. Entre todas nos apoyamos mejor.

Grupo de maternidad y crianza vivencial

Esto es de tu interés:

Soy Patricia Fondevila  madre de dos peques a los que adoro, ASESORA DE LACTANCIA MATERNA, BLW y PAÑALES DE TELA; EDUCADORA DE PORTEO ERGONÓMICO. Mis crianzas han sido duras y con falta de información o mala información, por ello me he formado y aprendido de mi expieriencia. Así que desde aqui, quiero apoyarte como madre en tus decisiones y acercarte toda la información de que dispongo.

Puedes contratar mis asesorías en este enlace.

Si lo que deseas es una charla online o insitu te recomiento que contactes conmigo a través de mi correo fondevila83@gmail.com o de mi whatsapp

2 comentarios sobre “Fomentar la autonomia en los niños 6 claves fundamentales.

  1. hola, tengo alguna duda en relación a lo que dices. Que, antes que nada, ya te digo ahora que me parece muy interesante y creo que debe ir en esta dirección cualquiera que esté conviviendo con un/a hijo/a que justo esté en edades inferiores a un año. me estoy informando mucho porque soy madre primeriza, y la verdad es que no creo que la forma en que me educaron mis padres sea la correcta ahora, pero tampoco creo que haya salido demasiado mal (escribo con acentos y todo! a veces…). A lo que iba: el «no». Estoy contigo cuando opinas que no hay que decirlo cien veces, que es mejor la enseñanza en positivo para generar autonomía etc, pero entonces, ¿cuándo sí y cuándo no decir «no»? He estado en otras webs, he leído y visto varios artículos y vídeos. Y por ejemplo, en una web que te meto ahí abajo sí dicen que hay que decir «no» cuando se acerca a enchufes, por ejemplo. Vale, porque es peligroso quizá, no? Pero dónde está el límite? Hasta donde sé, existe la… y perdona la expresión, «erótica del no». Tú haces algo cuando te lo prohíben (es un debate infinito, lo sé lo sé) así que… ¿hay algún «no» que no sea «no» y que sirva para que igualmente entienda tajantemente que a un enchufe (por seguir con el ejemplo) no se tiene que acercar¿

    • Hola!! desde mi experiencia pracicamente todo lo puedes decir sin el no. Mi hijo entiende mejor «tocar el enchufe es peligroso»(si es menor de 3 años acompaño mis palabras con el gesto de apartar sus manos) a «no toques el enchufe» con el segundo no entiende la situacion, es más, si le dices el NO con un grito o autoritario, lo que entenderá es el miedo y en ocasiones pensará…»lo tocare cuando no me veas».
      Otro ejemplo: niño corriendo con tijeras en la mano – «hijo, las tijeras las usamos sentados. Si corres con ellas te las puedes clavar» y le quito las tijeras. Si el niño las quiere le doy opciones: «¿quieres usarlas en tu mesa o sentado en el suelo?»
      Ves que siempre elijo vocabulario sencillo y frases simples, para que me entienda el niño. Los niños entienden mucho antes de hablar, y ademas necesitan de comunicacion para tener buenos ejemplos de como comportarse. (yo cuando hablo con mi marido le doy mi punto de vista, no le digo NO, Y LOS NIÑOS TAMBIEN APRENDEN DE ESTO)
      Te pongo otro ejemplo, yo procuro solo alzar la voz a mi hijo en caso de riesgo inminente(No cruces!!!) e usado el no tambien, pero luego lo acompaño de una explicacion simple, «hijo, antes de cruzar hay que mirar si vienen coches» o «cariño, me gustaria que me dieses la mano para cruzar,porque no quiero que un coche te lastime»
      Quieres saber cuando usarlo…pues en mi caso lo usamos en situaciones de riesgo y si te sale expontaneamente(cariño, hoy no puedo jugar a la pelota porque me duele una rodilla) y lo mas importante, procuramos que nuestra vida no se ciña al NO. Predicar con el ejemplo, si a un adulto le doy una explicacion al niño igual, más a este, que necesita aprender del ejemplo)
      Cada familia debe de escoger su limite de NO, estoy segura de que tu establecerás la relacion con tu hijo desde el respeto, y para ello no tienes que contar los NO, si no mejorar un `poquito cada dia. Y si te sale un NO o 5, no pasa nada, practicalo en tu mente y poco a poco iras moldeando tus frases.

      Verás que este metodo tambien funciona muy bien con los adultos!!!prueba y me cuentas.
      Un abrazo enorme y muchas gracias por leerme!!!
      Patricia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + diecinueve =