Plan Padre Progresivo

Una de las preguntas que más me llega a mis consultas es:

Estoy agotada, ¿cómo desteto a mi hijo por las noches?… No quiero que sufra…

Muchas madres nos planteamos el destete nocturno para poder descansar y rendir al día siguiente en nuestros trabajos o en la vida cotidiana. Habitualmente el destete nocturno, es el destete parcial más complejo de todos, porque es el que le suele costar más a los niños. Para los niños la toma para dormir siesta o por la noche es un momento de relajación total en brazos de mamá.

Existe la creencia de que si se desteta al niño por las noches, este dormirá largo y tendido. Pero es un mito, realmente el sueño es un proceso madurativo, y el destete nocturno en menores de dos años no tiene por qué llevar asociado descansos de ocho horas.

La ventaja del destete en menores de dos años es, desde mi punto de vista, que ambos padres, cuidadores o personas de apego del niño, podrán ocuparse de él durante los despertares nocturnos. Por tanto, esta situación no sólo recaerá sobre la madre.

Plan padre progresivo u otra persona con apego seguro con el niño

Si queremos aplicar el Plan Padre de forma respetuosa no debemos dejar al bebé llorando en brazos de papá, sino que poco a poco el niño se debe acostumbrar a dormir de otra manera y con otra persona. ESTO SÍ ES UN PLAN PADRE PROGRESIVO… lo otro, al fin y al cabo, es más un método a lo «Estivill»

Te explico los pasos a seguir:

Padre o persona de apego

El padre o persona de apego debe de ganarse la confianza del niño para que el bebé se sienta cómodo y a gusto, mucho antes de comenzar el proceso de destete nocturno. Para ello, debe de compartir buenos momentos con el niño como: el baño, cambiarle, jugar, contarle cuentos o lo que sea que disfruten haciendo juntos.

Una vez el niño se siente seguro con su padre u otra persona de apego, éste puede empezar a compartir momentos menos alegres. La nueva persona de apego debe de permanecer cerca durante los estallidos emocionales del niño, enfados, tristezas, frustación… y poco a poco, «ganarle terreno» a la madre hasta conseguir calmar al niño sin la ayuda de la madre.

Una vez logrado esto pasamos al sueño. Si el bebé acaba de mamar, y por tanto no tiene hambre, la persona de apego puede intentar dormir con el bebé como le resulte más cómodo.

Lo más sencillo es comenzar con las siestas diurnas para luego seguir con las noches. El bebé poco a poco entenderá que dormir con papá o la nueva persona de apego también es muy agradable.

Poco a poco

Los cambios de rutinas no suelen gustar mucho a los niños, así que este proceso llevará un tiempo. Si el niño comienza a llorar con el padre o nueva persona de apego y este no consigue consolarlo, la madre debe de tomar las riendas. Mañana será otro día para probar.

¡Rectificar es de sabios!

Es un mito eso de «si te rindes a la primera el niño nunca querrá dormir con nadie que no sea su madre». Los niños necesitan sus tiempos y con paciencia llega el momento.

Destete y colecho

Si la familia colecha (te dejo un post aquí sobre el colecho), puedes hacer la transición más amable colocando al bebé entre el padre o nueva persona de apego y tú, en cuanto el bebé esté seguro emocionalmente con esta persona. Poco a poco y si es necesario, puedes ir acostumbrando al niño a dormir con la persona de apego sin estar en contacto contigo. Algunos niños, si no disponen del pecho, llevan mejor dormir así.

Además, esta nueva persona de apego debe de ocuparse poco a poco de los despertares del niño volviendo a dormir como anteriormente te expliqué. Si no resultase, tú puedes intervenir y volver a intentarlo nuevamente en el siguiente despertar. Así los días que sea necesario, no desesperes.

Recuerda dejar a mano: agua, leche o algo de comida por las noches que le guste a tu hijo, durante los despertares es probable que tu hijo pida de comer o beber. No dejes productos azucarados o que puedan dañar los dientes de tu hijo.

Pacto de padres o nueva persona de apego

Plan parto progresivo , pacto de padres

Para establecer cuando el padre o la nueva persona de apego no es capaz de resolver la situación y la madre debe de participar, ambos deben de establecer la intervención.

  • Papá lleva al niño junto a mamá.
  • Mamá entra y acompaña a papá y bebé.
  • Pactar un número máximo de intentos.
  • Si el bebé se ve muy alterado, el padre puede irse a jugar con él un rato. Más tarde, lo volverán a intentar.

¿Te ha resultado útil este artículo? Puedes dejarme tus impresiones en comentarios.

Libros de interés:

Destetar y amar

El sueño del bebé. Elisabeth Pantley

Esto es de tu interés:

Soy Patricia Fondevila  madre de dos peques, casi tres, a los que adoro, ASESORA DE LACTANCIA MATERNA, BLW y PAÑALES DE TELA; EDUCADORA DE PORTEO ERGONÓMICO. Mis crianzas han sido duras y con falta de información o mala información, por ello me he formado y aprendido de mi expieriencia. Así que desde aqui, quiero apoyarte como madre en tus decisiones y acercarte toda la información de que dispongo.

Puedes contratar mis asesorías en este enlace.

Si lo que deseas es una charla online o insitu te recomiento que contactes conmigo a través de mi correo fondevila83@gmail.com o de mi whatsapp

Te invito a mi nuevo taller en vivo sobre INICIACIÓN AL PORTEO ERGONÓMICO. Si estás cerca de Cangas do Morrazo me encantaría compartir este tiempo contigo.

¿Tienes dudas? Envíame un whatsapp!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 20 =