Porteo seguro y ergonómico

Un porteo correcto es seguro…pero cuántas veces habré ido por la calle porteando a cualquiera de mis tres hijos y diferentes personas, que me conocen o que no me conocen, me habrán hecho preguntas del estilo:

  • ¿Es seguro que lleves al bebé en esa tela?
  • ¿No se ahoga el niño ahí?
  • ¿Pero no tienes miedo de que a tu hijo le pase algo?
  • Sí pusieses el bebé mirando hacia el frente al menos vería algo ¿no?

Sí, me han dicho esto y muchísimas más cuestiones. Si tú te estás planteando portear, empiezas a portear o ya llevas un tiempo porteando te las habrán dicho a ti también seguro que más de una vez.

A continuación os voy a mostrar una serie de puntos a cumplir durante el porteo de nuestros bebés, para que además de ergonómico, también sea un porteo seguro

Porteo seguro:

La columna del bebé debe mantener su curvatura natural en “C”.

Los bebés permanecen nueve meses en el vientre de su madre en posición fetal y al salir adquieren la posición erguida de forma paulatina. Esa posición erguida la consiguen cuando comienzan a caminar entre los nueve y los dieciocho meses. Por tanto un bebé debe de conservar su postura natural con la espalda en forma de C mientras es porteado, sobretodo los primeros meses de vida; sin forzar la postura de la columna vertebral.

Si no sujeta la cabeza por sí mismo el portabebé debe hacerlo.

Los bebés cómo bien sabemos no nacen con control cefálico y éste se adquiere de manera gradual a medida que el bebé va ganando tono en sus músculos.

A medida que los niños crecen y tienen un mayor control de su cabecita y de su cuerpo, comienzan a solicitar llevar los brazos por fuera del portabebé y poder mirar mejor el mundo desde la posición tan privilegiada que les ofrece ir en un portabebé. Esto es seguro y totalmente natural.

Comentar que mientras un bebé duerme, aunque ya controle el peso de su cabeza, también necesita un soporte que le permita descansar de forma segura y ergonómica. El portabebé debe de facilitar este descanso.

Los fulares tejidos como el siguiente son una buena opción para las mamás a las que le gusta un ajuste perfecto.

Bebé a la altura de los besitos

El bebé debe estar a la altura de un beso y su carita a la vista en todo momento. El beso debe de poder darse sin hacer posturas raras ni agachar mucho la cabeza.

Si nuestro pequeño es situado muy alto nuestra barbilla chocará contra la cabeza del bebé y además perderemos visibilidad para desplazarnos y podemos tropezar fácilmente.

Si el pequeño es situado muy bajo tendremos dolor de espalda, podemos chocar con nuestras piernas contra el bebé y nuestro centro de gravedad no será estable.

Existen mochilas evolutivas que pueden acompañaros desde el nacimiento y durante un largo periodo de porteo.

Si tu deseo es portear a la cadera las bandoleras de anillas te pueden facilitar la crianza en brazos.

Vías respiratorias libres para un porteo seguro

Sus vías respiratorias deben estar libres manteniendo su mentón lejos de su pecho y permitiendo que el aire fresco circule alrededor de su rostro. Esto es fundamental para un porteo seguro.

La cabeza nunca estará aplastada contra el adulto. La cabecita del bebé recien nacido o del bebé dormido debe de estar ligeramente sujeta, de lado y un poco hacia atrás para asegurarse de que respira bien.

El porteador debe de ser consciente de que lleva a un bebé y estar pendiente de todas sus necesidades, para ello la cara del bebé ha de estar visible en todo momento.

Posición de las piernas

El peso del bebé debe recaer sobre su culito y el cuerpo del porteador. El bebé adopta la posición “M”: piernas abiertas 45º y rodillas flexionadas por encima del culete y la cadera bien basculada. De no ser así el peso del bebé recaerá sobre sus genitales y es probable que se le duerman las piernas.

La tela de corva a corva .Cuando la tela le cubre de rodilla a rodilla estamos asegurando un buen asiento para el bebé y fomentando esa posición de M necesaria para su cadera. Si la tela le queda más allá que de rodilla a rodilla, en el caso de las mochilas o mei tais, quiere decir que el portabebés le queda grande todavía; en el caso de los fulares, solo tendremos que recoger la tela un poco. Y en el caso de que la tela no le llegue de rodilla a rodilla, es porque el fular o bandolera está mal colocado y tendremos que extender, o porque la mochila o mei tai es ya pequeño para el tamaño del bebé. Esto supondrá que el peso del bebé estará recayendo en una zona más reducida.

En bebés muy pequeños debemos de valorar la apertura de las piernas, puesto que cuando nacen sus piernitas abren muy poquito y no debemos de forzar esa abertura natural.

Sé que lo habeis visto muchas veces, sin embargo las piernas del bebé deben de ir siempre por fuera del portabebé, puesto que si quedan dentro es probable que parte del peso de su cuerpo recaiga sobre ellas.

Te dejo por aquí un fular semielástico de bambú y algodón perfecto para las pieles más sensibles.

Un bebé, un portabebé

Es muy importante usar un portabebé recomendado para la edad y peso del niñe. Además debe de ser proporcional a la talla del pequeño y del porteador, no forzando la apertura natural de las piernas, no soportando la espalda lo suficiente o con una tela que no llegue de corva a corva…

Tampoco está recomendado el uso de artilugios que adaptan el tamaño de un portabebés a un gran rango de tallas (hablamos de cojines para recién nacidos, estribos para prolongar la vida de mochilas…)

Decirte también que el porteo para el adulto ha de hacerse de forma gradual en peso y tiempo para no sobrecargar la espalda del porteador.

Aquí te dejo el enlace a una mochila que me enamora y se puede usar desde aproximadamente los 4 meses a los 2-3 años

El bebé siempre mira al porteador

Nunca debes llevar al bebé mirando hacia fuera. Su columna quedaría curvada hacia atrás, su peso recaería sobre sus genitales y recibiría estimulación excesiva.

En caso de necesitar dormir es probable que le costase más y tampoco tendría donde apoyar su cabeza para descansar. Y el desplazar el peso del bebé hacia delante es probable que tu espalda se resienta y te duelan las cervicales tras un rato porteando.

Si tu bebé ya es mayor y quiere ir viendo el mundo sólo tienes que portearlo a la cadera o a la espalda bien alto. Así no se perderá nada de lo que os rodea mientras ellos quieran, y cuando sea hora de desconectar sólo necesitan apoyar su cabecita para aislarse del mundo.

Aunque hablemos de mochilas ergonómicas que permiten el porteo al frente con las piernas en M, la postura de la espalda no consigue la curvatura en forma de C.

Sentido común porteando, porteo seguro

No realices actividades porteando que pongan en riesgo al bebé cómo ir en bici, correr, ir en moto, escalar…tampoco tareas cómo cocinar, planchar… con el bebé delante o a la cadera.

Si cocinas o planchas con el bebé debe de ser a la espalda siempre y protegiendo sus piernas de posibles quemaduras, salpicaduras, vapores…

Ajuste correcto del portabebé

Para conseguir un buen soporte el portabebé debe de estar bien ajustado, para que porteador y porteado formen un único bloque. De esta manera el centro de gravedad del porteador no se verá afectado y el bebé no se moverá dentro del portabebé. Para saber que el ajuste es adecuado basta con que te agaches, si el bebé se separa de ti es porque falta ajuste.

Ya sea mochila, fular, bandolera, meitai…. la tela debe de estar bien extendida por los hombros y espalda del adulto. Cuanta más superficie de contacto, mejor se reparte el peso y menos sufrirá la espalda. Por ello si usas fular o bandolera: intenta alejar un poco la tela de tu cuello y extiende bien la tela por tu espalda y hombros. En el caso de las mochilas ergonómicas, intenta que la altura a la que los tirantes se unan en la espalda, esté lo más abajo posible.

Material de fabricación del portabebé

Los portabebés están en contacto con la piel y también con la boca de nuestros bebés, asi que para un porteo seguro debemos de hablar de los tejidos y los tintes de los portabebés.

Busca productos con tintes naturales no tóxicos o certificados con el test «Oeko-Tex Standard 100 Clase 1» que garantiza la no presencia de químicos tóxicos en los tintes y las fibras de los textiles.

Escoge materiales naturales frente a otros, de esta forma se evitan alergias o rojeces producidos por fibras artificiales en la piel de los recién nacidos y los bebés pequeños, en especial hablando de prematuros.

Las telas de los portabebés también han de pasar unos certificados de calidad en cuanto a resistencia al peso al igual que sus componentes y costuras en caso de portabebés diferentes a los fulares.

El calor y el porteo

  • No sobreabrigues a tu bebés, hay que tener en cuenta que tu temperatura corporal y el propio portabebés que es una capa gruesa, mantienen la temperatura del niño o incluso la elevan.
  • Escoge un portabebés acorde al clima de tu región y ten en cuenta la estación en la que lo vas a usar.
  • Recuerda que en exposiciones al sol es importante proteger al pequeño con crema solar, gorro y no salir en las horas de más calor.
  • Si es invierno y hace mucho frío puedes usar un cobertor para proteger a tu hije.

Porteo y consciencia del volumen que se ocupa

Es importante que sepamos que cuando porteamos ocupamos un espacio mayor que el de nuestro propio cuerpo. Por ello es imprescindible que calculemos bien el espacio de paso en zonas estrechas, que tengamos especial cuidado cuando porteamos a la espalda puesto que es más difícil calcular el espacio que necesitamos y podemos olvidarnos de que vamos porteando, y atención!!

Las subidas empinadas saliendo de barcos o de espacios que terminan en puerta son muy traicioneras, puedes darle si queren a tu hije un golpe en la cabeza, por eso es muy importante que tengas una gran consciencia del volumen que ocupas porteando.

Embarazo y porteo

Si el embarazo es de bajo riesgo puedes portear mientras te sientas cómoda haciéndolo. Si sientes contracciones o cansancio excesivo te recomendamos dejarlo.

Para portear durante el embarazo has de hacerlo a la espalda o a la cadera ; además es necesario que tu vientre no tenga presión.

Los portabebés adecuados y con las técnicas adecuadas son:

Todo esto también nos sirve para portear si tenemos el suelo pélvico resentido o con bajo tono. Con el suelo pélvico usaremos las técnicas anteriores y también incluiremos el uso de portabebés delante como el fular o meitai con nudos que dejen libre de presión la zona (cruz envuelta atada bajo el culete del bebé, canguro atado bajo culito,…

Me encantaría que me dejases tu opinión sobre esta entrada en comentarios, te espero!!

¿Estás pensando en portear?

A continuación te hago algunas propuestas de portabebés ergonómicos que me encantan por sus tejidos, practicidad y por permitirme disfrutar de mis tres hijos a la vez.

Si alguno te interesa sigue el enlace y descubre todas sus propiedades!

Esto es de tu interés:

Soy Patricia Fondevila  madre de dos peques, casi tres, a los que adoro, ASESORA DE LACTANCIA MATERNA, BLW y PAÑALES DE TELA; EDUCADORA DE PORTEO ERGONÓMICO. Mis crianzas han sido duras y con falta de información o mala información, por ello me he formado y aprendido de mi expieriencia. Así que desde aqui, quiero apoyarte como madre en tus decisiones y acercarte toda la información de que dispongo.

Puedes contratar mis asesorías en este enlace.

Si lo que deseas es una charla online o insitu te recomiento que contactes conmigo a través de mi correo fondevila83@gmail.com o de mi whatsapp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 8 =